Consejos sobre higiene ocular

  1. Limpiar la zona ocular con cuidado y frecuentemente. Los párpados y las pestañas protegen a los ojos de la desecación y de los cuerpos extraños. Por este motivo, hay que cuidar especialmente estas zonas, usando para ello toallitas y geles especiales y quitando con mucho cuidado los restos de maquillaje (en caso de que los usemos) y las lagañas (cheles) al despertar.
  2. Cuidar el ambiente donde nos encontremos. Tanto en nuestra propia casa como en aquellos lugares donde vayamos a pasar muchas horas debemos procurar crear un ambiente sano: aireado, bien iluminado y sin exceso de humedad.
  3. Factores de prevención en el trabajo. Los dispositivos electrónicos pueden llegar a irritar nuestros ojos, provocando la temida fatiga visual. Con simples medidas como colocar el ordenador a unos 40 centímetros de distancia e inclinado 20 grados para evitar reflejos, así como bajar el brillo de las pantallas, reduciremos los impactos negativos sobre nuestros ojos.
  4. Descansar los ojos. Debemos acostumbrarnos a realizar pausas de cinco minutos cada dos horas de trabajo al menos. Un simple masaje ocular o, más sencillo aún, mirar por la ventana hacia el horizonte es lo más efectivo para evitar la fatiga de los ojos, además de relajar nuestra mente.
  5. No tocarnos los ojos con las manos sucias. Una cuestión de lógica que a veces olvidamos o la realizamos de forma inconsciente y que puede provocarnos infecciones.
  6. Proteger nuestros ojos del exterior. Unas buenas gafas de sol, preferentemente polarizadas, nos van a proteger eficazmente de los rayos UV y de otras inclemencias del tiempo, como el viento.
  7. Practicar deporte con seguridad. El deporte es muy bueno para nuestra salud general y de nuestros ojos siempre que se tomen las medidas adecuadas. Las gafas protectoras son esenciales en los deportes de aventura o de velocidad, como el esquí o el ciclismo.

 

Pin It on Pinterest

Share This