Cuando son niños

  • Presentan constantes dolores de cabeza, náuseas o aturdimientos
  • Sensibilidad a la luz.
  • Frotan sus ojos y sus párpados suelen estar rojos o hinchados
  • Se caen frecuentemente
  • Cierran o tapan un ojo tratando de enfocar
  • Mala coordinación entre el ojo y la mano
  • No tienen buen criterio al elegir los colores
  • El lagrimeo se vuelve crónico

 

En la escuela

  • Pierden el hilo de la lectura
  • Suelen seguir el texto con el dedo
  • Hay dificultad para recordar lo leído
  • Fruncen las cejas, parpadean en exceso
  • Vocalizan en voz baja durante una lectura
  • Confusión de las letras
  • Pegan mucho sus ojos al texto
  • Se aísla, no quiere jugar con otros niños

 

La importante tarea de detectar estas señales es de quien convive regularmente con ellos ya que un niño difícilmente expresará que algo está mal, es a través de su comportamiento y hábitos que podemos ayudarlos a corregir cualquier problema de visión.

La corrección temprana evitará problemas de aprendizaje y convivencia, los hará niños más seguros y permitirá explotar sus capacidades al máximo, además que es el primer paso de prevención de la ceguera.

Mantener una vista saludable es fundamental para el correcto desarrollo de un niño, brindarles la atención oportuna puede cambiar su vida.

Pin It on Pinterest

Share This